El síndrome de Haglund y su cirugía mínimamente invasiva  

el-sindrome-de-haglund-y-su-cirugia-minimamente-invasiva

El Síndrome de Haglund es una patología que se caracteriza por el crecimiento anómalo de un hueso en la zona de la inserción del tendón de Aquiles, es decir, en la parte posterior del talón. Los pacientes que acuden a Quirónsalud Alcázar de San Juan aquejados de este síndrome, conocido también como tendinopatía de inserción, hacen referencia a él como “un bulto duro en el talón”. Te contamos en qué consiste y los tratamientos existentes.

síndrome de Haglund
Imagen: Clínica de rodilla y hombro.

 

Causas del síndrome de Haglund

 

Aunque el origen es desconocido, existen diferentes factores predisponentes que pueden hacer que se desarrolle el síndrome de Haglund:

 

  • Si los zapatos que solemos utilizar son ajustados y, además, tienen un contrafuerte rígido, puede aumentar el roce en la zona del talón.
  • Las personas con pies cavos, es decir con un arco plantar aumentado ven favorecida la tensión de la cadena posterior.
  • Otro de los factores que aumentan el riesgo es el acortamiento de la musculatura posterior, que suele producirse en personas que juegan al fútbol de manera habitual.
  • Por otro lado, la inestabilidad de la pisada lleva a que el calcáneo también sea inestable.
Imagen: Elsevier.

 

Síntomas del Síndrome de Haglund

Cuando aparece esta alteración en la morfología del hueso calcáneo, es habitual que empiece a rozar con el zapato. Por esto, se crea una bolsa serosa, es decir, líquida, que se aloja entre el tendón y el pie, generando además una callosidad ósea. Aunque no produce dolor, sí que puede ser molesto y restar calidad de vida. Por otro lado, hay otros síntomas que son habituales:

 

  • El ya mencionado bulto en el talón, que hace que aumente la inflamación en la zona posterior del mismo.
  • Dolor focal en la inserción del tendón.
  • También se produce dolor debido a la fricción entre el tendón y el hueso al realizar flexiones dorsales del pie.
  • Enrojecimiento y rozadoras en las zonas en las que el pie entra en contacto con el calzado.

 

Además, si no se trata a tiempo se pueden llevar a producir calcificaciones en el hueco del calcáneo y en el tendón de Aquiles, lo que puede aumentar el dolor, así como la incapacidad funcional.

síndrome de Haglund
Imagen: Doctor Ponce Reumatólogo.

 

Tratamientos: una cirugía mínimamente invasiva

Una vez diagnosticado el síndrome de Haglund a través de la inspección de la zona, la exploración biomecánica y diferentes pruebas de imagen, el tratamiento inicial es conservador. Así, lo primero que se hace es evitar el calzado ajustado, realizar estiramientos de la musculatura posterior de la pierna o incluso la realización de un estudio biomecánico de la pisada para identificar qué provoca la lesión. También es posible diseñar plantillas a medida.

 

Si este tratamiento más conservador fracasa, lo siguiente es plantear el tratamiento quirúrgico. En la actualidad, disponemos de nuevos métodos guiados mínimamente invasivos para tratar el síndrome de Haglund. Así, esta cirugía se realiza con anestesia local, con un abordaje y dolor mínimo, de tal forma que la recuperación de los pacientes es rápida. De hecho, se trata de cirugía ambulatoria.

 

Debido a que la incisión que se hace es mínima, apenas hay complicaciones o contraindicaciones quirúrgicas o post-quirúrgicas. Desde el primer día, los pacientes caminan con ayuda de muletas y apoyo parcial, autorizándose el apoyo completo entre tres y siete días después de la misma. 

 

¿Crees que puedes tener el síndrome de Haglund? Ponte en contacto con la clínica Quirónsalud Alcázar de San Juan a través del 926 567 200 o escríbenos a info@podomancha.com.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Descubre más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.